Vitamina D3 (60 tab)

1155

Mejora la salud ósea, tu longevidad, da el impulso necesario a tu sistema inmunológico y al estado anímico durante los meses nublados, con la unica Vitamin D3 que provee 2000UI por tableta, logrando los resultados correctos.

More details


$ 14.990

Añadir a mi wishlist

Mas Informacion

Beneficios:

  • Apoya la salud ósea.
  • Ayuda a mantener el sistema inmunológico.
  • Puede ayudar a mejorar el estado de ánimo.
  • Provee 2,000 UI de vitamina D por tableta.
  • Apoya la salud de los telomeros.
  • Aprobado para vegetarianos y Kosher.
  • 100% Natural y de Pureza Garantizada.

Cómo funciona:

La vitamina D viene en dos formas: D2 y D3. Una de las dos, la D3 es biológicamente más activa. El cuerpo sintetiza la vitamina D3 del colesterol y los rayos solares; lo que hace difícil para obtener las cantidades adecuadas de vitamina D durante los días nublados o los meses invernales. En el cuerpo, la vitamina D es responsable de mantener los niveles sanguíneos normales de calcio y fósforo, y de ayudar a desarrollar huesos fuertes. La vitamina D además puede contribuir a la salud general del sistema cardiovascular. La vitamina D actúa junto con otras vitaminas, minerales y hormonas para promover la mineralización de los huesos. Las investigaciones demuestran que la vitamina D puede ayudar apoyando la salud del sistema inmunológico regulando la función de los linfocitos, la producción de las citosinas y la actividad de los macrófagos. Los estudios han mostrado que la vitamina D puede mejorar los desarreglos en el estado de ánimo que viene por temporadas.

Ingredientes:

2,000 UI de vitamina D3 por tableta (500% del valor diario).

Recomendación:

Tomar 1 a 2 tabletas diarias con una comida.



Información Ampliada

Actualizada el 25 de Junio 2019

Una vez que se pensó que había sido vencida la deficiencia de vitamina D, ahora se reconoce como una epidemia en los Estados Unidos. Mientras tanto, los estudios epidemiológicos (población) sugieren que la deficiencia de vitamina D es un problema en TODO EL MUNDO, con más del 50% de la población mundial en riesgo de deficiencia de vitamina D. De hecho, se estima que entre 50,000 y 70,000 personas en los EE. UU. Y 30,000 y 35,000 en Reino Unido, mueren prematuramente de cáncer cada año debido a la insuficiencia de vitamina D.

La fuente principal de vitamina D para niños y adultos es la exposición al sol. La vitamina D se produce naturalmente en la piel después de la exposición a la luz solar. En contraste, muy pocos alimentos contienen vitamina D (pescado graso, yemas de huevo e hígado) y muy pocos están fortificados con vitamina D. Como resultado, un porcentaje importante de personas carecen de vitamina D en algun momento, y este porcentaje es más alto en invierno, entre los ancianos u obesos, en personas privadas de sol, en personas de piel oscura, personas que trabajan todo el dia dentro de una oficina o personas que estan todo el dia dentro de la casa y en poblaciones que viven en regiones más marginadas con menor exposición solar. La investigación también indica que el filtro solar inhibe la formación de vitamina D en la piel, incluso con
Exposición prolongada al sol. Un protector solar con un factor de protección solar (SPF8) de solo 8 reduce la producción de vitamina D en la piel en un 95%. Además, ciertos medicamentos, como los secuestrantes de ácidos biliares (es decir, colestiramina y colestipol) y los anticonvulsivos (es decir, fenobarbital) pueden causar deficiencia de vitamina D.

En las últimas décadas, el papel fisiológico y la importancia de la vitamina D se han expandido dramáticamente, con los últimos descubrimientos que indican una gama creciente de beneficios para la salud y aplicaciones terapéuticas. Hoy en día, la vitamina D no solo es reconocida por su papel crucial en la promoción de la salud ósea, sino también por su importancia emergente en la regulación del funcionamiento del sistema inmunológico, reduciendo el riesgo de enfermedades infecciosas y crónicas como el cáncer y facilitando la función cerebral normal, central y periférica. función del sistema nervioso, coagulación sanguínea y formación de células sanguíneas, actividad cardíaca y fuerza muscular óptima. La vitamina D también parece desempeñar un papel importante en el metabolismo de la glucosa: la conversión del azúcar en la sangre en energía.
Quizás la función más conocida de la vitamina D es regular la absorción de calcio y la salud del metabolismo de los huesos.
Para ello, la vitamina D favorece la absorción intestinal de calcio y fósforo, facilitando el transporte de calcio y reduce la pérdida de calcio en la orina para mantener el calcio en el cuerpo y ahorrar las reservas de calcio en los huesos. La vitamina D también promueve la deposición de calcio en los huesos y se requiere para la correcta utilización del magnesio.
Sin embargo, la vitamina D también ejerce efectos profundos sobre la función inmune humana. La vitamina D actúa como un modulador del sistema inmunológico, aumentando la actividad de los macrófagos (glóbulos blancos que destruyen bacterias, protozoos y células tumorales) y proporcionando efectos antiinflamatorios.

Una investigación reciente sobre el potencial inmunomodulador de la vitamina D ha demostrado que una mayor ingesta de vitamina D se asocia tanto con un menor riesgo de artritis reumatoide como con una mejora clínica significativa en pacientes tratados con vitamina D. Además, la vitamina D estimula dramáticamente la producción de compuestos antimicrobianos que desempeñan un papel crucial en la protección del tracto respiratorio contra infecciones. La evidencia de un ensayo controlado aleatorio de 3 años encontró que 104 mujeres que recibieron una dosis baja de vitamina D (800 UI por día) tenían 3 veces menos probabilidades de reportar síntomas de resfriado y gripe que un número igual de las que recibieron placebo. Durante el último año del ensayo, se encontró que una dosis más alta de vitamina D (2000 UI por día) eliminaba virtualmente todos los informes de resfriados y gripe. Además, los estudios experimentales sugieren que la vitamina D puede reducir el riesgo de cáncer al regular la proliferación y diferenciación celular e inhibir la angiogénesis, la formación de nuevos vasos sanguíneos que contribuyen al crecimiento del tumor. En un reciente ensayo controlado aleatorizado, se demostró que la ingesta diaria de 1100 UI de vitamina D3 durante un período de 4 años reduce drásticamente la aparición de cánceres que no son de la piel. Tales resultados corroboran otra evidencia que indica que los niveles más altos de vitamina D se asocian con una menor incidencia de cáncer.

En forma natural el cuerpo es capas de producir Vitamina D a partir del colesterol y la exposicion diaria al sol de a lo menos 20 minutos (con poca ropa). Multiples estudios han demostrado que dietas muy bajas en colesterol, o personas que toman Estatinas, para bajar el colesterol, presentan niveles muy bajos de Vitamina D, afectando directamente su salud.

Tambien se ha demostrado cientificmente que niveles adecuados de Vitamina D esta asociado a telomeros mas largos, por lo que conduce a una vida mas longeva y mejor salud al evitan la reduccion de los telomeros. Esto es debido a que la administración de vitamina D3 acaba con la insolubilidad proteica y evita la toxicidad causada por la acumulación de la proteína beta-amiloide humana. La conclusión de este complejo estudio es que la vitamina D resulta clave para la longevidad ya que relentece los procesos de deterioro asociados a la vejez tanto en el plano fisiológico y biológico como en el estado de los órganos y los tejidos como los que componen la piel.

Detalle de sus Componentes:

VITAMINA D3: La vitamina D3, también conocida como colecalciferol, es una de las dos formas de vitamina D utilizadas para la suplementación nutricional. La vitamina D3 se fabrica a partir de lanolina natural derivada de la grasa de lana de oveja. La otra forma, conocida como vitamina D2 o ergocalciferol, es una forma vegetariana de vitamina D fabricada por la radiación ultravioleta de la levadura. Se ha demostrado que la vitamina D3 es la forma más potente de vitamina D en estudios. La vitamina D3 ha demostrado ser al menos 3 veces más efectiva que la vitamina D2 para elevar los niveles séricos de vitamina D.
El consenso actual entre los expertos es que el consumo de vitamina D entre 1000 y 4000 UI conducirá a niveles séricos más saludables de vitamina D. De hecho, el requerimiento fisiológico de la vitamina D puede ser tan alto como 5000 UI por día para muchas personas. Por ejemplo, se ha demostrado que 4000 UI de vitamina D3 diarias aumentan de forma segura y eficaz los niveles séricos de vitamina D a concentraciones altas normales en adultos sanos. Del mismo modo, la ingesta oral diaria de 2000 UI a 4000 UI de vitamina D parece ser la forma más efectiva de mejorar el estado de la vitamina D en pacientes con insuficiencia cardíaca congestiva. La investigación actual también ha demostrado que la necesidad dietética real de vitamina D durante el embarazo y la lactancia puede ser tan alta como 6000 UI por día y que el requisito dietético recomendado actual de 200 UI por día se basa en poca o ninguna evidencia científica o clínica. En realidad, se ha demostrado que las altas dosis de vitamina D3 (6400 UI por día) aumentan de manera segura los niveles de vitamina D en suero circulantes tanto en madres como en lactantes, lo que confirma que la ingesta de vitamina D por encima del límite superior actualmente reconocido es segura por un amplio margen. Es importante señalar que las ingestas dietéticas actuales de referencia para la vitamina D del Institute of Medicine no fueron diseñadas y no son efectivas para prevenir o tratar la deficiencia de vitamina D. En cambio, las agencias gubernamentales diseñaron las recomendaciones actuales de ingesta de vitamina D solo como pautas para prevenir determinadas enfermedades óseas metabólicas. Recientes ensayos clínicos en humanos han confirmado que incluso la ingesta diaria prolongada de 10.000 UI de vitamina D3 es un nivel de ingesta superior tolerable y seguro que no ha mostrado evidencia de efectos adversos y es probable que no presente riesgo de toxicidad, excepto en aquellos con enfermedades específicas que causan Hipersensibilidad conocida.

La deficiencia de vitamina D puede tener serias consecuencias para la salud y el bienestar general, especialmente considerando que el estado de la vitamina D se ha relacionado con una mayor susceptibilidad a la enfermedad y / o mortalidad (muerte). De hecho, la deficiencia de vitamina D, se ha implicado en una serie de enfermedades. Por ejemplo, la investigación indica que la deficiencia de vitamina D
predispone a los niños a las infecciones respiratorias y también se asocia con un mayor riesgo de tuberculosis activa.
La creciente evidencia científica también ha demostrado una asociación entre los bajos niveles de vitamina D y un mayor riesgo de hipertensión, enfermedad cardiovascular, depresión, obesidad, diabetes tipo 1, osteoporosis, cáncer y enfermedades autoinmunes como la esclerosis múltiple, la artritis reumatoide y el lupus sistémico eritematoso. Además, la deficiencia de vitamina D se diagnostica y trata cada vez más en pacientes con fibrosis quística.
Los resultados de varios estudios clínicos y epidemiológicos indican un riesgo excesivo de hipertensión y diabetes mellitus en individuos con baja ingesta de vitamina D. Los datos disponibles también indican que la mayoría de los pacientes con insuficiencia cardíaca congestiva tienen niveles séricos insuficientes de vitamina D. Además, la deficiencia de vitamina D en mujeres embarazadas puede ser un factor de riesgo independiente para la preeclampsia.

La deficiencia de vitamina D en adultos también puede resultar en un hiperparatiroidismo secundario, que causa una pérdida de matriz ósea y minerales que, a su vez, aumentan el riesgo de osteoporosis y fracturas. Se ha informado una alta prevalencia de niveles bajos de vitamina D en varias poblaciones en todo el mundo, incluidas las mujeres que reciben tratamiento para la osteoporosis y aquellas con fracturas por fragilidad, una fractura ósea que se produce a partir de una caída desde la altura de pie o menos. Además, la pobre mineralización de la matriz ósea recién formada en los huesos adultos causa osteomalacia, una enfermedad ósea dolorosa que a menudo se diagnostica erróneamente como fibromialgia o síndrome de dolor crónico o simplemente se considera una depresión. La deficiencia de vitamina D también causa debilidad muscular, lo que aumenta el riesgo de caídas y fracturas.
Además, se ha encontrado que la deficiencia de vitamina D causa dolor musculoesquelético inespecífico y doloroso que a menudo persiste a pesar de las intervenciones farmacéuticas y los tratamientos manuales. Varias investigaciones clínicas han confirmado que la deficiencia de vitamina D es especialmente común entre las personas con dolor musculoesquelético, y algunos pacientes presentan niveles séricos severamente deficientes o incluso niveles séricos por debajo del nivel de detección. El dolor puede ser generalizado o aislado en un área en particular y es más frecuente en la zona lumbar y columna lumbar. En un estudio, el 81% de las mujeres con dolor lumbar crónico por más de 3 meses mostraron deficiencia de vitamina D y niveles de vitamina D en suero significativamente más bajos que los controles. En otro estudio que incluyó a 267 adultos que se sometieron a un tratamiento ambulatorio para el dolor crónico, 1 de cada 4 pacientes carecía de los niveles séricos suficientes de vitamina D. Los pacientes con deficiencia de vitamina D necesitaron dosis más altas de morfina durante más tiempo, y el 26% requirió casi doble Dosis de morfina de aquellos con niveles adecuados de vitamina D. Los pacientes con deficiencia de vitamina D también demostraron una salud general más deficiente, menores niveles de funcionamiento físico e informaron que usaron morfina casi el doble de tiempo que aquellos con niveles adecuados de vitamina D. Tales resultados no son sorprendentes, considerando que la deficiencia de vitamina D se ha asociado durante mucho tiempo con el dolor y la debilidad muscular, ya que estudios anteriores sugieren que los síntomas relacionados con el dolor asociados con la deficiencia de vitamina D responden mal a los medicamentos para el dolor. Es importante tener en cuenta que la deficiencia de vitamina D a menudo se diagnostica erróneamente como fibromialgia o síndrome de dolor crónico. Afortunadamente, se ha demostrado que los suplementos de vitamina D en dosis altas eliminan el dolor musculoesquelético en un alto porcentaje de pacientes con deficiencia de vitamina D.

La creciente evidencia científica ha implicado la deficiencia de vitamina D con un mayor riesgo de varios cánceres mortales. Por ejemplo, la evidencia epidemiológica ha demostrado una relación inversa entre el cáncer de próstata y los niveles séricos de vitamina D, lo que sugiere que la deficiencia de vitamina D aumenta el riesgo de cáncer de próstata. Del mismo modo, los estudios observacionales indican que la vitamina D inadecuada se asocia con altas tasas de incidencia y mortalidad del cáncer de mama. De acuerdo con el análisis combinado de dos estudios con 1760 individuos, aquellos con niveles suficientes de vitamina D en suero (que corresponden a una ingesta diaria de 4000 UI) demostraron un riesgo 50% menor de cáncer de mama que aquellos con deficiencia de vitamina D en suero. Además, la vitamina D inadecuada también se asocia con altas tasas de incidencia de cáncer colorrectal. Las personas con niveles séricos suficientes de vitamina D o con una ingesta oral diaria de 2000 UI de vitamina D3 mostraron una incidencia 50% menor de cáncer colorrectal. También se ha demostrado que la muerte por cáncer colorrectal está inversamente relacionada con los niveles séricos de vitamina D, con niveles séricos altos asociados con un 72% menos de riesgo de muerte en comparación con niveles séricos más bajos. Además, los índices más altos de vitamina D en hombres con cáncer de pulmón de células no pequeñas en etapa temprana se han correlacionado con tasas de supervivencia más altas que aquellos con índices más bajos de vitamina D. Un mayor consumo de vitamina D también se ha asociado con menores riesgos de cáncer de páncreas tanto en hombres como en mujeres.

La deficiencia de vitamina D también es un hallazgo común entre los pacientes con enfermedades inflamatorias y autoinmunes, como la espondilitis anquilosante, la esclerosis múltiple, el lupus eritematoso sistémico (LES) y la artritis reumatoide. Por ejemplo, las investigaciones han demostrado que la esclerosis múltiple es más prevalente cuando los suministros ambientales de vitamina D son más bajos (es decir, en las regiones más aledañas o con menor incidencia de sol). Otro estudio confirmó que los pacientes con esclerosis múltiple tenían niveles de vitamina D en suero significativamente más bajos en comparación con los controles sanos. 

Además, los estudios epidemiológicos muestran que una mayor ingesta de vitamina D por parte de las madres embarazadas reduce el riesgo de asma hasta en un 40% en niños de 3 a 5 años de edad. Sin embargo, según un estudio reciente en The Journal of Nutrition, las mujeres embarazadas y los recién nacidos que viven en los EE. UU. tienen un alto riesgo de tener niveles insuficientes de vitamina D, incluidas las madres que toman vitaminas prenatales. De hecho, otro estudio encontró que la cantidad de vitamina D que comúnmente se suministra en las vitaminas prenatales no lograba mantener los niveles de vitamina D en suero maternos adecuados y, por lo tanto, solo proporcionaba cantidades extremadamente limitadas de vitamina D a los lactantes a través de la leche materna. Los resultados de estos estudios indican que se necesitan suplementos de dosis más altas para mejorar el estado nutricional de la vitamina D materna y neonatal. Mantener niveles suficientes de vitamina D es especialmente importante para las mujeres embarazadas, ya que la deficiencia de vitamina D en el útero y durante el primer año de vida se asocia con una mayor incidencia de diabetes tipo 1. Afortunadamente, un estudio de más de 10.000 bebés (menores de 12 meses de edad) que recibieron 2000 UI de vitamina D en la dieta diariamente mostró una reducción del 80% en la incidencia de diabetes tipo 1, sin evidencia de efectos adversos.



NOTA: La Información Ampliada esta destinada solo con fines educativos y de investigación y no pretende prescribir, prevenir, tratar o curar dolencias o enfermedades. La información ampliada no es proporcionada por Nature´s Sunshine Products Inc. Pero ha sido aprobada por Médicos Naturópatas.

Reseñas

No hay comentarios de clientes por ahora.

Escribe tu opinion

Vitamina D3 (60 tab)

Vitamina D3 (60 tab)

Mejora la salud ósea, tu longevidad, da el impulso necesario a tu sistema inmunológico y al estado anímico durante los meses nublados, con la unica Vitamin D3 que provee 2000UI por tableta, logrando los resultados correctos.

Escribe tu opinion

10 otros productos de la misma categoría:

Los clientes que compraron este producto también han comprado...